0
  • No hay productos en el carrito.
Fuente: El País

Blues nuevo del bueno.

Hay músicos cuyos hitos biográficos no tienen mucha relevancia, pues su vida ha sido como la de cualquiera: normal, estable, seguramente insulsa. Otros son inseparables de su periplo vital, como Fantastic Negrito, la gran sorpresa reciente del blues eléctrico, protagonista de una historia de miseria, mala suerte y, al fin, redención a través de la música. “Empecé Fantastic Negrito hace tres años, tocando en la calle. No pretendía grabar ni nada, lo hice por mi salud mental”, explica Xavier Dphrepaulezz.

Aunque Dphrepaulezz publicó en 1995 un disco de R&B bajo el nombre de Xavier, The last days of Oakland es su primer álbum como Fantastic Negrito, un trabajo potente e intenso, que se mueve entre el boogie-rock de los Black Keys, el blues moderno de Gary Clark Jr. y el primitivo de Lead Belly. Por encima de todo, brilla el humor y la agudeza de Dphrepaulezz, con observaciones espinosas sobre la depauperación de la clase trabajadora, la gentrificación y la discriminación racial.

El apartado “About” de su web se cierra con dos fotos impactantes: en una se ve un utilitario que cualquier perito calificaría de “siniestro total”; en la otra, un ser humano muy jodido en el hospital. “En 2000 tuve un accidente de coche. Pasé tres semanas en coma y me destrocé una mano, no podía volver a tocar la guitarra. Pero encontré otra manera de hacerlo”, dice Xavier mostrando la posición de garra que le permite rasguear el instrumento: “Lo cual indica que somos muy resilientes. Mira la historia de la humanidad: pese a todo seguimos adelante, seguimos follando, seguimos adelante, seguimos follando… Tenemos un profundo impulso de supervivencia”.

Y sabe de lo que habla: “Hay un nuevo concepto, la clase trabajadora pobre, que es tener dos o tres trabajos solo para sobrevivir”, explica el cantante. “Ser trabajador pobre es que crezcas en Madrid pero luego no te puedas permitir vivir aquí. Es lo que pasa en San Francisco, con alquileres a 3.000 dólares”. Por contagio, es lo que ocurre en su ciudad de Oakland, la hermana afroamericana y pobre —pero también cultural y políticamente activa— de San Francisco: “En la zona de la Bahía ha habido una escena maravillosa: Santana, Metallica, Grateful Dead, Sly Stone, MC Hammer, Green Day… ¿Qué va a pasar si los nuevos artistas no pueden vivir en su puta ciudad? A mis 48 años soy un puente entre lo viejo y lo nuevo, quiero ser la voz que diga: ‘No echéis a patadas a la gente que ha producido la cultura que os ha hecho querer venir a vivir a Oakland”.

Dphrepaulezz llegó allí en 1979 y se encontró con “los inicios del hip-hop y la explosión punk”, pero también con la violencia que se llevó a la tumba a su hermano y casi a él mismo cuando era un ladronzuelo de poca monta. A eso, súmese la intolerancia policial, que incluso en 2015 le privó de tocar en el festival Outside Lands, al ser arrestado por “sospechoso” cuando llegaba al recinto (este año pudo resarcirse). “He crecido en EE UU y sé lo que pasa. Cada vez que me para la policía soy un actor: ‘Sí, señor, voy a coger mi cartera, solo mi cartera. Aquí está mi mano, aquí está mi culo’… Nos tienen mucho miedo, pero los que llevan pistolas son ellos”.

http://elpais.com/elpais/2016/10/27/tentaciones/1477581268_115875.html

DARÍO MANRIQUE NÚÑEZ
2 NOV 2016 – 10:15 CET
desde elpais.com