0
  • No hay productos en el carrito.

Decálogo auto-sufrible.

  1. Si estás en tu trabajo, concéntrate en tu trabajo. Haz las cosas como sólo tú las sabes hacer: con excelencia.
  2. Crea y diviértete, sin esto la vida pierde el sentido. Haz algo que tu quieras hacer al menos una vez al día.
  3. Comparte quien eres, sobre todo con tu familia y con tus amigos. Comunícate con los que quieres y hazles saber tus planes y proyectos. Hazles ver que estas ahí para ellos.
  4. Todo trabajo causa honorarios. No regales tu trabajo, es el camino más rápido al fracaso. Cobra y enfócate en hacer trabajos excepcionales y no a prisa sin fijarte.
  5. Responsabilízate de ti mismo, no te distraigas con los demás. Tú eres el centro de tu vida y si no te das lo mejor, nunca podrás dar lo mejor de ti. Cuida tu cuerpo, que sea el reflejo del compromiso que tienes contigo mismo.
  6. Crea tu espacio. Haz de un lugar tu lugar favorito, constrúyete un nido o una guarida y permítete estar a tus anchas en ese lugar.
  7. Toma todo a la ligera. No tan en serio, deja de aferrarte a respuestas y deja que todo caiga por su propio peso, tanto para bien como para mal.
  8. Trata como quieras que te traten. No obligues a la gente a quererte o a estar contigo, quiérelas como quieres que te quieran a ti y disfruta de su compañía cuando estén contigo, eso te incluye a ti, ya que tú eres la única persona que estará contigo siempre.
  9. Recuerda que nadie da como tú, nadie recibe como tú y que si pides seguramente recibirás pero no justo como tu esperabas. Cuando des, recibas y pidas, hazlo sin condiciones.
  10. Reta tu intelecto y tu comodidad, sólo mediante el reto diario puedes continuar creciendo profesionalmente, física, intelectual, espiritual y personalmente.